Nadia Granados

Carro Limpio Conciencia Sucia
Performance

Esta performance ha sido realizada en varias ciudades: Quebec City /Canadá, Bogotá/ Colombia, Tuxtla Gutiérrez y Guadalajara / México, y NYC/USA.

La mitológica fascinación de lo fálico proyectado por múltiples objetos que erectos evocan el imperio de lo masculino es reforzado por relatos comerciales emitidos por la televisión, las cosas hechas para ser vendidas son humanizadas de manera creativa con el fin de generar deseo adquisitivo en las audiencias, cualidades asociadas a la felicidad de posesión dentro de un régimen de identidades soportadas en el consumo selectivo, dentro de un especifico vocabulario audiovisual en el que cada material y característica se puede asociar con sentimientos, situaciones, aspiraciones y deseos, de tal manera que los bienes de consumo superan su utilidad practica para convertirse en material simbólico, como el resplandeciente brillo de autos enormes y costosos, metáfora de un poder asignado a lo masculino grandioso, resonante en sus caballos de fuerza, en su opulento diseño, en el caso de esta performance, el vehículo, como objeto significante, aparece esta acción embadurnado completamente de tierra, medio de transporte todo-terreno que puede ingresar a aquellos recónditos lugares en los que muchas veces se encuentran cadáveres abandonados.

Este vehículo, tipo Pickup, de alto desempeño es conducido por un hombre que por medio de un megáfono realiza un interrogatorio con diferentes tipos de preguntas, como las de los cuestionarios para solicitar una VISA, una beca o un empleo hasta las que haría un marido machista y celoso. Las preguntas son emitidas sin una emoción particular, mientras tanto la performer imita una coreografía de la fantasía sexual del Car Wash , en una precaria versión en la que se despoja de su apariencia feminizada mientras se embadurna de la suciedad extraída del carro mientras un hombre avanza en el interrogatorio, desde la cabina de la camioneta, al terminar su tarea de limpieza, el conductor/interrogador la introduce en el baúl y se la lleva conduciendo hacia un lugar desconocido.

Esta acción utiliza dos reconocidas formas del mundo heterosexual para referirse a las identidades binarias de genero, en la que lo masculino alude a la dominación, maquinaria y al abuso y lo femenino a una figura de subordinación, trabajo físico y complacencia silenciosa. La tierra evoca el lugar donde los cuerpos de los desaparecidos son sepultados informalmente, una y otra vez el barro sobre la piel, al finalizar la acción ella es introducida en el auto y abandona el lugar de la performance, solo queda la ropa embarrada en el espacio, como los residuos textiles mezclados con fragmentos cadavéricos que se encuentran en las fosas comunes que pueden dar pistas de los desaparecidos.

Los elementos utilizados: tierra, camioneta, agua, cuerpo, sonido.

Alude a la vulnerabilidad en las relaciones de poder mediadas por cuestionarios para hablar de deportación, ilegalidad, trafico de personas y feminicidios. Un hombre interroga a una mujer que limpia su carro, ella se embadurna de barro mientras se desnuda .